Transformación Digital: Amb el dit, dit, dit…

Toni Granell – Quonext CRM & Cloud Manager

Amigas y amigos, el fenómeno de la Transformación Digital ya es un hecho incuestionable. Tal vez penséis que esta afirmación es fruto del seguimiento que hacemos de los TAGS en Social Engagement, de monitorizar post en Linkedin, Twitter o Facebook, o del seguimiento de publicaciones en medios…

Nada más lejos de la realidad. Hace unos días, cenando en casa con mi madre, me preguntó: “Nen, esto de la transformación digital es lo de los móviles sin teclado, que todo se hace con el dedo?”. Mi madre es una de los 80 (…no, de la década no, me refiero a las de los ochentaypico años, de la cosecha republicana), y tanto oír en los medios el concepto interpretó las cosas como el Joan Petit. Natural, no? En la foto, en primer término mi madre en un evento que hicieron en Caldes de Montbui sobre el arte digital en el Punto de Cruz…

La transformación digital, como concepto, está siendo menospreciada por aburrimiento. Muchos hablamos sobre este hecho pero sólo unos pocos aterrizamos en la realidad cotidiana una definición que, mal desarrollada, se corresponde más con una descripción tipo “por el camino del ya voy se va a casa del nunca”.

Tangibilizar conceptos y convertirlos en soluciones que aporten valor requiere un análisis más tecnológico que funcional. Siguiendo con esa definición que en anteriores post he hecho en relación a que CRM es una forma de hacer las cosas, me atrevo a decir que la Transformación Digital es aplicar un uso óptimo de la tecnología a la hora de hacer las cosas. Es decir, un cambio de modelo natural propiciado por los avances tecnológicos, en evolución tan continua que cuando publique este post parte de la tecnología que habrá permitido su visibilidad habrá cambiado…

De ahí la necesidad de aterrizar la tecnología (…y qué mejor plataforma que Crmlanding para proponerlo!!!) de forma que el despliegue de las soluciones impulse, facilite y simplifique la adopción de los nuevos hábitos en las personas, aportando mayor eficiencia y mejorando la calidad de vida, sin que ello implique la creación de falsas zonas de confort.

Creo que llevo impulsando la Transformación Digital desde que con 15 años andaba trasteando con mi vieja Texas Instruments TI 57, envidiando a los poseedores de la TI 59, con lector de tarjetas magnéticas y babeando en los escaparates viendo las HP 41, con la notación polaca inversa versus el AOS de Texas Instruments. En realidad, he ido evolucionando a medida que la tecnología me ha permitido avanzar.

Pero el escenario actual es distinto. La avalancha de tecnología, la innovación en todos los ámbitos, genera desconcierto tanto para los profesionales del mundo TIC como para los usuarios de soluciones y herramientas informáticas. Para evitar este desconcierto es necesario diseñar varias pistas de aterrizaje y controlar cada una de ellas, de forma que cada espacio sea un  repositorio de conceptos tecnológicos convenientemente clasificados, testeados, desarrollando pruebas de concepto para cada uno de ellos y buscando cómo utilizarlos en las soluciones que se ofrece a los distintos sectores, tangibilizando de esta forma cada oleada tecnológica sin cambios traumáticos en el ciclo de vida de las soluciones.

Seguiré hablando en próximos post sobre el tema, y de momento os dejo con el Joan Petit, el gran promotor de la Transformación Digital!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *