Úsame

Toni Granell – Quonext Dynamics & Office 365 Manager

Pues resulta que esta mañana, el siempre atento Google me ha recordado que hoy es el día mundial de la usabilidad, concepto representativo para diversos sectores, aunque muy especialmente del sector TIC.

El tema de la usabilidad (…bueno, seguro que Sara, mi Directora de Marketing preferiría que hablase de User Experience) es algo que nos afecta mucho a los que estamos intentando aportar soluciones a nuestros clientes.

De hecho, en uno de los proyectos de mayor calado en los que estoy trabajando, por primera vez se ha explicitado en el RFP un apartado dedicado a la usabilidad.

Al ver lo del Día Mundial he curioseado por la web y he visto que se celebra desde el año 2005, y 12 años después el tema está más que vigente… Transcribo información obtenida:

“A nivel global el diseño está siendo cada vez más valorado como una fuerza económica, y cultural en todo tipo de organizaciones. El Día Mundial de la Usabilidad (WUD) es una gran oportunidad para compartir en torno al diseño de productos y servicios enfocado a los creadores de productos, tanto desarrolladores como diseñadores, para resolver problemas reales y crear experiencias de usuario únicas.

Aunque la (RAE) Real Academia Española no incluye en su diccionario la palabra usabilidad, la misma es de uso habitual en el mundo de la informática y la tecnología, y se refiere a la facilidad con la que las personas empleamos una herramienta particular o cualquier objeto fabricado por los humanos para cumplir un objetivo concreto. Hoy 3 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Usabilidad,

En numerosos lugares del planeta se organizarán actividades encaminadas a facilitar el uso de todo aquello que nos rodea. Se trata de humanizar las tecnologías. Hacernos la vida mucho más sencilla, logrando que todo el mundo sea capaz de usar las cosas, por muy nuevas que éstas sean o ignorantes o torpes los usuarios.

La usabilidad tiene que ver directamente con la interactividad, con el manejo de los objetos, de las herramientas. La facilidad para aprender, la facilidad en el uso, la accesibilidad, la flexibilidad, la robustez, el diseño… Y en áreas tan importantes como la educación, la salud, la comunicación, el trabajo o el entretenimiento.

El término usabilidad es también muy frecuente cuando hablamos de páginas web. Un site es usable si permite una navegación rápida y sencilla. Además, su contenido ha de ser actualizado con frecuencia, encontrable por los buscadores más populares y adaptado para los distintos navegadores del mercado.”

La primera cuestión hace referencia a esa agilidad que caracteriza a la Real Academia de la Lengua de España, puesto que la palabra usabilidad (…que Microsoft Word acepta sin problemas) sigue brillando por su ausencia.

Cosas de nuestra Monarquía Constitucional… Estos días estamos escuchando expresiones en los medios de comunicación, rancios y cansinos, que si están presentes en la RAE, pero esto de la transformación digital (ver post en este blog del  3/4/2017) parece que nos va un poco grande por el momento…

Lo cierto es que las herramientas que usamos para componer soluciones tienen interfaces amigables, que permiten que el concepto User Experience (…va por ti, Sara!!) sea una realidad, pero aun así, en los proyectos toca muchas veces darle vueltas a la interface de trabajo para optimizar la productividad, pensar cómo embeber en un formulario información relacionada de una forma cómoda, pensar en de qué manera las partes estandarizadas de la plataforma en la que desarrollamos o implementamos pueden sernos útiles…

A modo de ejemplo, en mi entorno habitual, Microsoft Dynamics & Office 365, las interacciones entre las distintas piezas del puzle permiten conformar soluciones en las cuales fluye la información de forma transparente entre los distintos componentes facilitando la vida a los usuarios. Pienso, por ejemplo, en como soluciones de usuario final como Flow (Logis Apps para los desarrolladores) pueden mostrarse de forma gráfica en la interface de Dynamics 365, en como Office Groups (y todo el equipo, es decir Planner y Teams) queda embebido en formularios como las Oportunidades de Dynamics 365 for Sales…

Nuevas herramientas, nuevos componentes, tecnología, evolución…..

…y la Real Academia de la Lengua de España. Con todos los derechos reservados y los deberes encima del piano…

 

Usabilidad, usabilidad no será, pero démosle un poco de salsa al concepto, ¿no os parece?

Transformación Digital: Amb el dit, dit, dit…

Toni Granell – Quonext CRM & Cloud Manager

Amigas y amigos, el fenómeno de la Transformación Digital ya es un hecho incuestionable. Tal vez penséis que esta afirmación es fruto del seguimiento que hacemos de los TAGS en Social Engagement, de monitorizar post en Linkedin, Twitter o Facebook, o del seguimiento de publicaciones en medios…

Nada más lejos de la realidad. Hace unos días, cenando en casa con mi madre, me preguntó: “Nen, esto de la transformación digital es lo de los móviles sin teclado, que todo se hace con el dedo?”. Mi madre es una de los 80 (…no, de la década no, me refiero a las de los ochentaypico años, de la cosecha republicana), y tanto oír en los medios el concepto interpretó las cosas como el Joan Petit. Natural, no? En la foto, en primer término mi madre en un evento que hicieron en Caldes de Montbui sobre el arte digital en el Punto de Cruz…

La transformación digital, como concepto, está siendo menospreciada por aburrimiento. Muchos hablamos sobre este hecho pero sólo unos pocos aterrizamos en la realidad cotidiana una definición que, mal desarrollada, se corresponde más con una descripción tipo “por el camino del ya voy se va a casa del nunca”.

Tangibilizar conceptos y convertirlos en soluciones que aporten valor requiere un análisis más tecnológico que funcional. Siguiendo con esa definición que en anteriores post he hecho en relación a que CRM es una forma de hacer las cosas, me atrevo a decir que la Transformación Digital es aplicar un uso óptimo de la tecnología a la hora de hacer las cosas. Es decir, un cambio de modelo natural propiciado por los avances tecnológicos, en evolución tan continua que cuando publique este post parte de la tecnología que habrá permitido su visibilidad habrá cambiado…

De ahí la necesidad de aterrizar la tecnología (…y qué mejor plataforma que Crmlanding para proponerlo!!!) de forma que el despliegue de las soluciones impulse, facilite y simplifique la adopción de los nuevos hábitos en las personas, aportando mayor eficiencia y mejorando la calidad de vida, sin que ello implique la creación de falsas zonas de confort.

Creo que llevo impulsando la Transformación Digital desde que con 15 años andaba trasteando con mi vieja Texas Instruments TI 57, envidiando a los poseedores de la TI 59, con lector de tarjetas magnéticas y babeando en los escaparates viendo las HP 41, con la notación polaca inversa versus el AOS de Texas Instruments. En realidad, he ido evolucionando a medida que la tecnología me ha permitido avanzar.

Pero el escenario actual es distinto. La avalancha de tecnología, la innovación en todos los ámbitos, genera desconcierto tanto para los profesionales del mundo TIC como para los usuarios de soluciones y herramientas informáticas. Para evitar este desconcierto es necesario diseñar varias pistas de aterrizaje y controlar cada una de ellas, de forma que cada espacio sea un  repositorio de conceptos tecnológicos convenientemente clasificados, testeados, desarrollando pruebas de concepto para cada uno de ellos y buscando cómo utilizarlos en las soluciones que se ofrece a los distintos sectores, tangibilizando de esta forma cada oleada tecnológica sin cambios traumáticos en el ciclo de vida de las soluciones.

Seguiré hablando en próximos post sobre el tema, y de momento os dejo con el Joan Petit, el gran promotor de la Transformación Digital!!